13 mayo 2011

Robert Bresson - Un condamné à mort s'est échappé (1956)

Francés | Subs: Castellano/English/Portugués/Italiano
100 min | XviD 720x544 | 1877 kb/s | 192 kb/s AC3 | 24 fps
1,45 GB + 3% recuperación/recovery

 Un condenado a muerte se ha escapado
Lyon, 1943. En la Francia ocupada durante la Segunda Guerra Mundial, el teniente Fontaine es detenido por el ejército alemán por volar un puente estratégico. Tras un intento frustrado de fuga del coche que le conduce a la prisión de Montluc, es encarcelado en la misma y, muy pronto, condenado a muerte. Sin desfallecer, Fontaine dedica su tiempo de reclusión a preparar minuciosamente su fuga. Para ello contará con sus manos y las herramientas que su exigua celda y los otros presos le proporcionan, así como con la ayuda de Jost, el joven compañero de celda encarcelado pocos días antes de la fuga.
Rip mío de una fuente de alta definición.
Con este hermoso film, completamos la colección del maestro Bresson en Arsenevich.

A Man Escaped
Avoiding all the clichés of the prison movie genre, Robert Bresson achieves the impossible in A Man Escaped: he presents a highly minimalist depiction of a prisoner plotting a jailbreak, and is still able to evoke incredible suspense despite the fact that the movie frequently consists of little more than a man toiling away quietly in his cell. Neither Bresson's seemingly odd choice of a past-tense title, nor the fact that the film is based on a real WWII event in which a prisoner successfully escaped a German-run jail in occupied France, lessens the film's impact. As in many of Bresson's films, the protagonist is a possessed individual whose mission sustains him. While he may stubbornly continue planning, the viewer sees the potential hazards he may encounter and feels an incredible sense of tension each time his efforts are stalled. Bresson inserts a spiritual element into the prisoner's behavior by emphasizing the ritualistic nature of his daily activities, and by showing how group activity and trust are required to resist the evil, personified by the Nazi captors. Gripping and sublime, A Man Escaped is a cinematic masterpiece.

Fontaine (François Leterrier) est un résistant français arrêté par les Allemands. Emmené à la prison de Montluc, il ne se fait aucune illusion sur son sort. Il élabore alors un plan pour s'échapper. Avec tout ce qu'il trouve autour de lui, il façonne une corde et des crochets. Son travail avance bien. Le jour où on lui notifie sa condamnation à mort, un autre prisonnier (Charles Le Clainche) est affecté à sa cellule. Fontaine s'interroge sur cette arrivée soudaine. Peut-il lui faire confiance? Doit-il le tuer, ou s'évader avec lui? 


Nuevos enlaces, cortesía de Don Belianís

1956UCAMSERB.part1.rar
http://www22.zippyshare.com/v/kDVNBXQB/file.html
1956UCAMSERB.part2.rar
http://www25.zippyshare.com/v/VY2DZ7c9/file.html
1956UCAMSERB.part3.rar
http://www27.zippyshare.com/v/qHLIMJ37/file.html
1956UCAMSERB.part4.rar
http://www29.zippyshare.com/v/D70mZYgw/file.html
1956UCAMSERB.part5.rar
http://www21.zippyshare.com/v/mk8LIWH7/file.html
1956UCAMSERB.part6.rar
http://www25.zippyshare.com/v/9ZxYfXjY/file.html
1956UCAMSERB.part7.rar
http://www2.zippyshare.com/v/H9zzlMJh/file.html
1956UCAMSERB.part8.rar
http://www31.zippyshare.com/v/ZmdEuNYI/file.html


-----------
Robert Bresson en Arsenevich

10 mayo 2011

Luis Buñuel & Salvador Dalí - Un chien andalou (1929)

Muda c/ intertitulos en francés I Subs:English (muxed) + Castellano .srt
21 min I x-264 mkv 720x544 I 6000 kb/s I 1256 kb/s AC3 I 23.97 fps
745 MB + 3% de recuperación rar
En una noche clara, un hombre corta el ojo de una joven mientras una nube pasa delante de la luna. Ocho años después, un ciclista se accidenta en la calle. La misma joven lo socorre y lo besa. En una habitación, el ciclista acosa a la joven. Un incidente callejero los distrae. Un personaje andrógino juega con una mano cortada y es atropellado. El ciclista sigue acosando a la joven. Un "doble" aparece y castiga al ciclista hasta que éste le dispara. Finalmente, la joven sale al mar y se encuentra con otro hombre. En la primavera, los torsos de la joven y de su nuevo acompañante aparecen enterrados en la arena, devorados por los insectos.
¿Puede ser el cine territorio de los sueños, lo impensado, de todo aquello que se alza contra la lógica diurna? Eso es lo que los surrealistas buscaron, desde temprano, en un arte cuya propia esencia (la luz y la sombra como materiales constitutivos, el mecanismo físico y psicológico de la proyección, la nocturnal oscuridad de la sala) siempre pareció fomentar la emergencia de lo reprimido, lo soñado, lo temido. (...)
“Lo que veíamos en el cine era una sustancia lírica que simplemente estaba pidiendo ser recolectada en masa”, confesaba, allá por 1951 y en un artículo liminar publicado en la revista L’Age du Cinéma el mismísimo André Breton, sacerdote máximo de la logia surrealista, recordando los tiempos en los que él y otros conjurados como Louis Aragon, Paul Eluard, Antonin Artaud, Robert Desnos, concurrían al cine en busca de maravillas. Para los desprejuiciados surrealistas, esas maravillas podían estar tanto en un film de Eisenstein como en un serial de aventuras, una de Mark Sennet o una de terror. Además de espectadores ávidos y ensayistas pasionales (la revista L’Age du Cinéma, que duró un intenso año, era algo así como el órgano oficial cinematográfico del grupo) los surrealistas –con carnet o no, de toda la vida o durante un tiempo– también intentaron tomar por asalto el cielo del cine mismo. Esto, tanto a través de la escritura de guiones (el de Artaud para La caracola y el clérigo, 1928; ver recuadro), la dirección de arte (algunos esfuerzos aislados de Dalí, Duchamp, Man Ray) y la realización cinematográfica.

En el campo de la realización descuella como máximo surrealista cinematográfico don Luis Buñuel, que se ganó ese cielo desde el momento en que, con ayuda de Dalí, tajeó un ojo con una navaja y equiparó esa imagen con la de una nube que corta la luna (en Un perro andaluz, 1929) hasta que, medio siglo más tarde, dividió una mujer en dos (en Ese oscuro objeto del deseo, 1977). Entre una y otra, claro, el completo desfile de imágenes como de sueño y la violencia subversiva y descolocadora, todo ello de neto cuño surrealista. (Horacio Bernades, Pàgina 12)
Un perro andaluz surgió de la confluencia de dos sueños. Dalí me invitó a pasar unos días en su casa y, al llegar a Figueras, yo le conté un sueño que había tenido poco antes, en el que una nube desflecada cortaba la luna y una cuchilla de afeitar hendía un ojo. El, a su vez, me dijo que la noche anterior había visto en sueños una mano llena de hormigas. Y añadió: “¿Y si, partiendo de esto, hiciéramos una película?” En un principio me quedé indeciso, pero pronto pusimos manos a la obra.

Escribimos el guión en menos de una semana, siguiendo una regla muy simple, adoptada de común acuerdo: no aceptar idea ni imagen algunas que pudieran dar lugar a una explicación racional, psicológica o cultural. Abrir todas las puertas a lo irracional. No admitir más que las imágenes que nos impresionaran, sin tratar de averiguar por qué.
El surrealismo fue, ante todo, una especie de llamada que oyeron aquí y allá, en los Estados Unidos, en Alemania, en España o en Yugoslavia, ciertas personas que utilizaban ya una forma de expresión instintiva e irracional, incluso antes de conocerse unos a otros. Así también, Dalí y yo, cuando trabajamos en el guión de Un perro andaluz, practicamos una suerte de escritura automática, éramos surrealistas sin etiqueta.
En lo que a mí respecta, el encuentro con el grupo surrealista fue esencial y decisivo para el resto de mi vida. Mi entrada al grupo se produjo como algo sencillo y natural. Al igual que Breton, Max Ernst, Paul Eluard y los demás, yo me sentía atraído por una cierta idea de la revolución. Los surrealistas luchaban contra una sociedad a la que detestaban utilizando como arma principal el escándalo. El verdadero objetivo del surrealismo no era el de crear un movimiento literario, plástico, ni siquiera filosófico nuevo, sino el de hacer estallar la sociedad, cambiar la vida. Por mi parte, siempre hubo en mí cierto instinto negativo, destructor, que he sentido con más fuerza que toda tendencia creadora. Por ejemplo, siempre me pareció más atractiva la idea de incendiar un museo que la de abrir un centro cultural o fundar un hospital. (Luis Buñuel, Mi último suspiro)
Sur un balcon, un homme aiguise un rasoir, regarde le ciel au moment où un léger nuage avance vers la pleine lune. Une tête de jeune fille, les yeux grands ouverts. Le nuage passe sur la lune, la lame du rasoir traverse l'œil de la jeune fille...
"La imaginación es nuestro primer privilegio. Inexplicable como el azar que la provoca." Luis Buñuel
Andalou.Bunuel.1929.part1.rar
http://www85.zippyshare.com/v/7VlKrUZL/file.html
Andalou.Bunuel.1929.part2.rar
http://www85.zippyshare.com/v/lksbxYSd/file.html
Andalou.Bunuel.1929.part3.rar
http://www110.zippyshare.com/v/Zzi9amY6/file.html
Andalou.Bunuel.1929.part4.rar
http://www110.zippyshare.com/v/QAKFDb3X/file.html
-o-