29 abril 2012

Werner Herzog - Cave of Forgotten Dreams (2010)

Inglès/English I Subs:Castellano
87 min I Xvid 720x400 I 1599 kb/s I 128 kb/s cbr AC3 I 25 fps
1,04 GB
Werner Herzog presenta en Cave of Forgotten Dreams, su inmersión en la cueva de Chauvet, en la región de Ardèches, en el sur de Francia, que desde su descubrimiento en 1994 solamente ha sido accesible a un puñado de arqueólogos y especialistas y que está considerada como uno de los mayores tesoros de la humanidad, una excepcional galería de arte natural con más de 400 pinturas rupestres de 32 mil años de antigüedad.
El siglo XXI encuentra al alemán Werner Herzog en una nueva etapa de producción, frenética y creativa, una suerte de renacimiento artístico que en realidad no es tal: el director de Aguirre, la ira de Dios no estaba muerto, sólo que sus películas no parecían correr en paralelo con el zeitgeist cinematográfico. Ahora su nombre goza nuevamente de los favores de los programadores de festivales y de la crítica en general y, tal vez por ello, productores de distintas extracciones aceptan sus proyectos y le acercan otros con la intención de tentarlo, tanto en el terreno de la ficción como en el documentalismo. Una de las características históricas del documental herzoguiano es hacer propio lo ajeno, en el sentido de acercarse a una idea, temática o personaje y, a partir de allí, construir una poética personal, partiendo de cierta instancia objetiva para transformarla completamente a través del filtro de su mirada.
Es el caso de algunos de sus films de no ficción más recientes como Encuentros en el fin del mundo (2007) o Grizzly Man (2005). Y también el de La cueva de los sueños olvidados, una fascinante investigación sobre la necesidad humana de crear y legar imágenes de su propia existencia y su entorno que, en más de un momento, semeja una película de ciencia ficción donde un grupo de astronautas descubriera los vestigios de una cultura alienígena. Sin alejarse del planeta Tierra, las pinturas rupestres de la cueva de Chauvet, descubiertas en 1994 en el sur de Francia, son las imágenes creadas por el ser humano más antiguas conocidas a la fecha. Unos 30 mil años atrás, esa región –como la mayor parte de Europa– era un territorio vasto y frío habitado por diversas especies animales, entre ellas los últimos descendientes del hombre de Neanderthal y los más evolucionados homo sapiens. Fueron éstos últimos los encargados de darles forma a las imágenes que decoran las paredes de esta gigantesca cueva, oculta durante milenios a la mirada humana –y a las inclemencias del clima– gracias a un desprendimiento de material rocoso que taponó su entrada, transformándola en una verdadera cápsula temporal.
Herzog y su reducido equipo técnico lograron un permiso excepcional para ingresar a la caverna y registrar en vivo y en directo esas ilustraciones paleolíticas. Para ello utilizaron una pequeña cámara 3D que, en determinados pasajes del film, logra transmitir las curvaturas y protuberancias de esa gigantesca tela con forma de muro y contagiar el sentimiento de prodigio espiritual, casi religioso, que todos aquellos que ingresaron en el lugar afirman haber experimentado. Pero también hay tiempo para admirar las estalactitas y estalagmitas que encuadran las diversas criptas, los huesos de osos y otros animales que habitaron el lugar, las pisadas y rastros de carbón que denotan la presencia humana. En otras instancias, La cueva de los sueños olvidados se acerca conceptualmente al audiovisual institucional por encargo, destinado a destacar las virtudes del equipo de científicos que investigan y protegen el lugar. Pero Herzog escapa de esa trampa más temprano que tarde, haciendo hincapié en la belleza de las pinturas –particularmente la de ese grupo de caballos que evidencia un enorme talento artístico alejado de cualquier idea de primitivismo– o bien tomando algunos desvíos excéntricos o irónicos, como ese científico que le saca las notas del himno norteamericano a la reproducción de una flauta prehistórica.
El documental parece en ciertos pasajes una oda solemne ofrendada a los albores de la inteligencia y la sensibilidad artística de la raza humana, enmarcada por la banda de sonido de Ernst Reijseger –grave y majestuosa– y la voz impostada del propio Herzog. Pero cuando se hace difícil discernir si el realizador se ha embrollado en la enredadera de la pretenciosidad, ahí está el inserto de Fred Astaire bailando con sus propias sombras o las imágenes de los cocodrilos albinos que cierran el film para certificar que La cueva de los sueños olvidados es un Herzog de pura cepa: más interesado en generar imágenes extrañadas y portentosas que en seguir un derrotero marcado por el didactismo o la divulgación. (Diego Brodersen, Página 12)
This director has scored another remarkable success with this documentary, using 3D to accentuate the massive, sculptural forms revealed to his camera. He and a minimal crew were allowed into the extraordinary Chauvet cave in the south of France, named after Jean-Marie Chauvet, the explorer who in 1994 made a Tutankhamun-level discovery: hundreds of pictures of animals drawn with flair, sophistication and detail by early man around 32,000 years ago. It represents, as Herzog puts it in his unmistakable voice, "the beginnings of the modern human soul" and playfully remarks that the superimposed drawings of animals' legs in different positions create the sense of movement and the cave drawings are "proto-cinema". (...) (The Guardian)
" -Cuál es su interpretación de las pinturas?
Werner Herzog -Nos sumergen en un sueño, los sueños congelados de un pasado remoto, que no podemos llegar a comprender del todo. Solamente podemos especular. Cualquier intento de interpretación terminará fallando. Pero a la vez sabemos que es parte de nosotros. Lo que vemos es una forma de humanidad que llevamos dentro nuestro."
Nuevos enlaces, gracias a chicharro

http://www5.zippyshare.com/v/ATMaZNr3/file.html
 http://www59.zippyshare.com/v/BBxTn6vz/file.html
 http://www43.zippyshare.com/v/LB70zYXY/file.html
 http://www23.zippyshare.com/v/TmvdYRMW/file.html
 http://www29.zippyshare.com/v/wMiu7emC/file.html
 http://www50.zippyshare.com/v/dBILr9vc/file.html
subs:
http://www57.zippyshare.com/v/UzGREcar/file.html

-o-
Werner Herzog en Arsenevich

27 abril 2012

Carlos Saura - Cría cuervos (1976)

Cria cuervos / Raise Ravens
Castellano | Subs: English/ Français/Portugués/Castellano
109 min | DivX5 720x432 | 2100 kb/s | 192 kb/s AC3 | 23.97 fps
1,71 G B

A mesmerising film which conflates the drive to wish-fulfillment with a partial account of the last days of Fascism in Spain. At the root of both strands of Saura's elliptical script lies the idea of repression as the motor force behind the strange goings-on in the isolated (yet in the middle of Madrid) house of the Anselmo family. Intriguingly, the film suggests that the spirit of the dusty surrealism of Buñuel lives on in his native Spain. 
Film hipnótico que combina la pulsión de satisfacción del deseo en el personaje de una niña de ocho años, con ecos parciales de los últimos días del régimen de Franco. En la base de ambos ejes del elíptico guión de Saura, se halla la idea de la represión como fuerza motriz detrás de los extraños tejemanejes en el seno de la aparentemente aislada familia de la niña. De modo enigmático, el film sugiere que el espíritu del evasivo surrealismo buñueliano pervive en su nativa España.
 
Hay un puñado de films en los que todo parece converger, en los que la historia de un país se cruza con el universo íntimo de un artista. Films que exceden al cine: Cría cuervos es uno de ellos. Tenemos en él el mundo, la sociedad, el hombre, el niño.... Y una canción. Y una actriz que lo encierra todo. Es una obra fundamental, que conjuga con perfección raramente igualada el poder de un discurso radical y una emoción en cada instante. Es un film que nos habla directamente, que se hace eco de lo que somos y de lo que hemos sido. Un film que trabaja con nuestros recuerdos, que los hace volver a la superficie. Un film que habla de nuestra infancia, de nuestro mundo. Es la historia de un país, España, su renacimiento... pero es la historia también de todos los países. Nuestra propia historia. Está la vida que pasa, las generaciones que se suceden, el tiempo, la muerte, la infancia, el recuerdo, el sueño. Está allí el cine con lo más bello que tiene, con aquello que como arte le es más propio. Tiene su magia encarnada. Es la más bella ilustración que podamos imaginar de la posible definición del cine que propone Frank Pierson: "Las películas son a nuestra civilización lo que los sueños son a nuestra vida individual: expresan el misterio, y ayudan a definir la naturaleza de lo que somos y de aquello que llegaremos a ser."
Il y a une poignée de films où tout semble converger, où l’histoire d’un pays rencontre l’univers intime d’un artiste. Des films qui débordent de cinéma. Cria Cuervos est de ceux-là. Il y a le monde, la société, l’homme, l’enfant. Et une chanson. Et une actrice qui embrase le tout. C’est une œuvre fondamentale, qui marie avec une perfection rarement égalée la puissance d’un discours radical et une émotion de chaque instant. C’est un film qui nous parle directement, qui fait écho à ce que nous sommes et ce que nous avons été. Un film qui travaille nos souvenirs, qui les fait remonter à la surface. Un film qui parle de notre enfance, de notre monde. C’est l’histoire d’un pays, l’Espagne, sa renaissance… mais c’est l’histoire de tous les pays. Notre histoire à nous. Il y a la vie qui passe, les générations qui se succèdent, le temps, la mort, l’enfance, le souvenir, le rêve. Il y a le cinéma dans ce qu’il a de plus beau, de plus spécifique comme art. Il y a sa magie incarnée. C’est la plus belle illustration que l’on puisse imaginer à une possible définition du cinéma que nous propose Frank Pierson : « Les films sont à notre civilisation ce que les rêves sont à nos vies individuelles : ils en expriment le mystère et aident à définir la nature de ce que nous sommes et de ce que nous devenons. »
Olivier Bitoun, Dvdclassik
 
 

Fotogramas del rip anterior

Enlaces de 500 MB

Cria Cuervos.part1.rar
http://www115.zippyshare.com/v/wtOFTgpQ/file.html
Cria Cuervos.part2.rar
http://www115.zippyshare.com/v/HRONPNuB/file.html
Cria Cuervos.part3.rar
http://www115.zippyshare.com/v/DW2kUPju/file.html
Cria Cuervos.part4.rar
http://www115.zippyshare.com/v/XUH4ZXSm/file.html

-----------oOo----------
Carlos Saura en Arsenevich
Cría Cuervos (1976)

20 abril 2012

Christian Petzold - Die innere Sicherheit (2000)

The State I Am In / La seguridad interior
Alemán/Deutsch | Subtítulos: Castellano/English (muxed)
101 min | x-264 720x464 | 1095 kb/s | 192 kb/s AC3 | 25 fp
952 MB 

http://www.imdb.com/title/tt0248103/

A couple with a terrorist past have been living on the run for 20 years and have a 15 year old daughter, Jeanne, who has never known a normal childhood. When their money is stolen, they are forced to return secretly from Portugal to their native Germany, undertaking a journey during which Jeanne's teenage development coincides with the violent disintegration of the family cell.
Una pareja de pasado terrorista ha estado viviendo en la clandestinidad por veinte años, y tiene una hija de quince, Jeanne, que nunca tuvo una infancia normal. Cuando les roban su dinero, se ven forzados a volver secretamente a su nativa Alemania desde Portugal, emprendiendo un viaje durante el cual el desarrollo adolescente de Jeanne coincide con la violenta desintegración del núcleo familiar.
 
 
Along with his subsequent made-for-TV movie Something To Remind Me (Toter Mann, 2002), The State I’m In confirms Petzold as one of the new decade’s most strikingly intelligent film-makers. An unclassifiable combination of teen romance, coming-of-age drama, and paranoid political thriller.
Al igual que su film siguiente, hecho para la TV, Toter Mann (2002), Die innere Sicherheit confirma a Petzold como uno de los más inteligentes cineastas de la nueva década. Una combinación inclasificable de romance adolescente, drama de entrada en la vida adulta, y paranoico thriller político.
Neil Young's Film Lounge

DVD rip de mkvtony (SMz)

Inspiriert durch Songtexte des in Bad Kleinen erschossenen RAF-Terroristen Wolfgang Grams, in denen er seine Versuche beschrieb, im Untergrund ein normales Leben zu führen, verfassten Christian Petzold und sein Co-Autor Harun Farocki ein Drehbuch, das mit kühl-distanziertem Blick, aber voller Einfühlungsvermögen die Tragödie einer Familie auf der Flucht beleuchtete: "Nachrichten aus dem Untergrund, die davon erzählten, dass da irgendwelche Gespenster an ihrer Menschwerdung arbeiteten. Die hier in der Geschichte zeugten ein Kind. Sie werden Familie. Begehren das Normale. Wenn Gespenster Menschen werden möchten, dann sind sie immer Protagonisten einer Tragödie", so äußerte sich Petzold zu seinen Intentionen. Das Schattenhafte der Existenz, die Brüchigkeit des Realen und die Gespenster der Vergangenheit, sie sind so etwas wie der rote Faden, der durch das Werk von Petzold führt – sei es in Wolfsburg, in Gespenster oder in Yella. Von allen Regisseuren der so genannten Berliner Schule ist er mit Sicherheit der enigmatischste und metaphysischste und seine Filme, das zeigt auch Die innere Sicherheit, sind bei aller Kälte hoch emotionale und sehr komplexe Dramen, die zu genauer Beobachtung einladen und die zu langem Nachdenken verführen.
Inspirándose en letras de canciones del terrorista de la Fracción del Ejército Rojo Wolfgang Grams, muerto en la estación de Bad Kleinen, en las que él mismo explicaba su intención de vivir una vida normal en la clandestinidad, Christian Petzold y su coguionista Harun Farocki elaboraron un guión que aborda con frío distanciamiento pero a la vez con fuerte empatía la tragedia de una familia en fuga. Así expresa Petzold sus intenciones: "Noticias del subsuelo, que narran desde allí cómo algunos fantasmas trabajan para convertirse en personas. Que en esta historia tienen un hijo, se vuelven familia, desean la normalidad. Cuando los fantasmas quieren convertirse en personas, terminan siendo siempre protagonistas de una tragedia." La vaguedad de la existencia, la fragilidad de lo real y los fantasmas del pasado son como un hilo rojo que cruza la obra de Petzold, ya sea en Wolfsburg, en Gespenster ("fantasmas"), o en Yella. De todos los directores de la así llamada Escuela de Berlín, es él seguramente el más enigmático, el más metafísico, y sus films -algo que también se advierte en Die innere Sicherheit- son a pesar de su aparente frialdad dramas profundamente emocionales y complejos, que invitan a una observación cabal, y suscitan largas reflexiones.
Joachim Kurz, kino-zeit.de
Die innere Sicherheit inicia la trilogía "Fantasmas", que continúan Gespenster y Yella. Cada vez me gusta más el cine de Petzold, así que seguramente vendrán más títulos. Subtítulos castellanos subidos en una base de datos por lebo19; de origen rioplatense, sólo los miré por arriba e hice algunas correcciones.
Fotogramas del rip anterior

Enlaces de 500 MB

Die Innere Sicherheit.2000.part1.rar
http://www40.zippyshare.com/v/lRvPos4E/file.html
Die Innere Sicherheit.2000.part2.rar
http://www40.zippyshare.com/v/Rc94IzZG/file.html

-----========0========
Christian Petzold en Arsenevich

15 abril 2012

Luis Buñuel - Él (1953)

Castellano | Subs: EN/FR sub/idx
88 min | x-264 mkv 698x480  ~> 698x540 | 1600 kb/s | 192 kb/s AC3 | 23.97 fps
1,10 GB + 3% de recuperación rar
Francisco Galván de Montemayor, un hombre adinerado de apariencia tranquila, conservador, religioso y virgen, como cada Jueves Santo asiste a la ceremonia del mandatum, el lavatorio de pies que el sacerdote efectúa con singular delectación. Al ver los sensuales pies de una joven sentada en primera fila se queda prendado de su serena belleza. Francisco logra averiguar que la mujer de sus sueños se llama Gloria y va a contraer matrimonio con un viejo amigo suyo. Tras invitarlos a una fiesta en su mansión, conquista a Gloria y se casa con ella. A partir de la misma noche de bodas, los celos lo transforman.

El grupo de jóvenes que forman la Dirección de Difusión Cultural se acercó a mí para pedirme una conferencia. Aunque agradecí debidamente la atención de que me hacían objeto, mi respuesta fue negativa: aparte de que no poseo ninguna de las cualidades que requiere un conferenciante, siento un pudor especial de hablar en público. Fatalmente, el que diserta atrae la atención colectiva de sus oyentes, sintiéndose blanco de sus miradas. En mi caso, no puedo evitar una cierta confusión ante el temor de que puedan creerme un poco, digamos, exhibicionista. Aunque esta idea mía sobre el conferenciante pueda ser exagerada o falsa, el hecho de sentirla como verdadera me obligó a suplicar que mi período de exhibición fuera lo más corto posible, y propuse la constitución de una Mesa Redonda, en la que unos cuantos amigos, pertenecientes a distintas actividades artísticas e intelectuales, pudiéramos discutir en familia algunos de los problemas que atañen al llamado séptimo arte: así se acordó que el tema fuera el de "el cine como expresión artística", o más concretamente, como instrumento de poesía, con todo lo que esta palabra pueda contener de sentido libertador, de subversión de la realidad, de umbral al mundo maravilloso del subconsciente, de inconformidad con la estrecha sociedad que nos rodea.

Ha dicho Octavio Paz: "Basta que un hombre encadenado cierre sus ojos para que pueda hacer estallar el mundo", y yo, parafraseando, agrego: bastaría que el párpado blanco de la pantalla pudiera reflejar la luz que le es propia, para que hiciera saltar el universo. Mas, por el momento, podemos dormir tranquilos, pues la luz cinematográfica está convenientemente dosificada y encadenada.
En ninguna de las artes tradicionales existe una desproporción tan grande entre posibilidad y realización como en el cine. Por actuar de una manera directa sobre el espectador, presentándole seres y cosas concretas, por aislarlo, gracias al silencio, a la oscuridad, de lo que pudiéramos llamar su habitat psíquico, el cine es capaz de arrebatarlo como ninguna otra expresión humana. Pero como ninguna otra es capaz de embrutecerlo. Por desgracia, la gran mayoría de los cines actuales parecen no tener más misión que ésa: las pantallas hacen gala del vacío moral e intelectual en que prospera el cine, que se limita a imitar la novela o el teatro, con la diferencia de que sus medios son menos ricos para expresar psicologías; repiten hasta el infinito las mismas historias que se cansó de contar el siglo XIX y que aún se siguen repitiendo en la novela contemporánea.
Una persona medianamente culta arrojaría con desdén el libro que contuviese alguno de los argumentos que nos relatan las más grandes películas. Sin embargo, sentada cómodamente en la sala a oscuras, deslumbrada por la luz y el movimiento que ejercen un poder casi hipnótico sobre ella, atraída por el interés del rostro humano y los cambios fulgurantes de lugar, esa misma persona, casi culta, acepta plácidamente los tópicos más desprestigiados.
El espectador de cine, en virtud de esa clase o de esa especie de inhibición hipnogógica, pierde un porcentaje elevado de sus facultades intelectivas. Pondré un ejemplo concreto: la película titulada Detective Story o Antesala del infierno. La estructuración de su argumento es perfecta, el director magnífico, los actores extraordinarios, la realización genial, etc., etc. Pues bien, todo ese talento, todo ese savoir faire, toda la complicación que supone la máquina del film, fue puesta al servicio de una historia estúpida, notable por su bajeza moral. Me viene a la mente aquella máquina extraordinaria del Opus II, aparato gigantesco, fabricado con el mejor acero, de mil engranajes complicados, tubos, manómetros, cuadrantes, exacto como un reloj, imponente como un transatlántico, que servía únicamente para timbrar la correspondencia.
El misterio, elemento esencial de toda obra de arte, falta, por lo general, en las películas. Ya tienen buen cuidado autores, directores y productores de no turbar nuestra tranquilidad abriendo la ventana maravillosa de la pantalla al mundo libertador de la poesía. Prefieren reflejar en aquélla los temas que pudieran ser continuación de nuestra vida ordinaria, repetir mil veces el mismo drama, hacernos olvidar las penosas horas del trabajo cotidiano. Y todo esto, como es natural, bien sancionado por la moral consuetudinaria, por la censura gubernamental e internacional, por la religión, presidido por el buen gusto y aderezado con humor blanco y otros prosaicos imperativos de la realidad.


Si deseamos ver buen cine, raramente lo encontraremos en las grandes producciones o en aquellas otras que vienen sancionadas por la crítica y el consenso de los públicos. La historia particular, el drama privado de un individuo, creo que no puede interesar a nadie digno de vivir su época; si el espectador se hace partícipe de las alegrías, tristezas o angustias de algún personaje de la pantalla, deberá ser porque ve reflejadas en aquél las alegrías, tristezas o angustias de toda la sociedad, y, por tanto, las suyas propias. La falta de trabajo, la inseguridad de la vida, el temor a la guerra, la injusticia social, etc., son cosas que, por afectar a todos los hombres de hoy, afectan también al espectador; pero que el señor X no sea feliz en su hogar y se busque una amiga para distraerse, a la que, finalmente, abandonará para reunirse con su abnegada esposa, es algo moral y edificante, sin duda, pero nos deja completamente indiferentes.
A veces la esencia cinematográfica brota insólitamente de un film anodino, de una comedia bufa o de un burdo folletín. Man Ray ha dicho, en una frase llena de significación: "los peores films que haya podido ver, aquellos que me hacen dormir profundamente, contienen siempre cinco minutos maravillosos, y los mejores, los más celebrados, cuentan solamente con cinco minutos que valgan la pena: o sea, que tanto en los buenos como en los malos films, y por encima y a pesar de las buenas intenciones de sus realizadores, la poesía cinematográfica pugna por salir a la superficie y manifestarse."
El cine es un arma maravillosa y peligrosa si la maneja un espíritu libre. Es el mejor instrumento para expresar el mundo de los sueños, de las emociones, del instinto. El mecanismo productor de imágenes cinematográficas, por su manera de funcionar, es, entre todos los medios de expresión humana, el que más se parece al de la mente del hombre, o mejor aún, el que mejor imita el funcionamiento de la mente en estado de sueño. B. Brunius nos hace observar que la noche paulatina que invade la sala equivale a cerrar los ojos: entonces, comienza en la pantalla, y en el hombre, la incursión por la noche de la inconsciencia; las imágenes, como en el sueño, aparecen y desaparecen a través de disolvencias y oscurecimientos; el tiempo y el espacio se hacen flexibles, se encogen y alargan a su voluntad, el orden cronológico y los valores relativos de duración no responden ya a la realidad; la acción de un círculo es transcurrir, en unos minutos o en varios siglos; los movimientos aceleran los retardos.
El cine parece haberse inventado para expresar la vida subconsciente, que tan profundamente penetra por sus raíces, la poesía; sin embargo, casi nunca se le emplea para esos fines. Entre las tendencias modernas del cine, la más conocida es la llamada neorrealista. Sus films presentan ante los ojos del espectador trozos de la vida real, con personajes tomados de la calle e incluso con edificios e interiores auténticos. Salvo excepciones, y cito muy especialmente Ladrón de bicicletas, no ha hecho nada el neorrealismo para que resalte en sus films lo que es propio del cine, quiero decir, el misterio y lo fantástico. ¿De qué nos sirve todo ese ropaje de vista si las situaciones, los móviles que animan a los personajes, sus reacciones, los argumentos mismos están calcados de la literatura más sentimental y conformista? La única aportación interesante que nos ha traído, no el neorralismo, sino Zavattini personalmente, es la elevación al rango de categoría dramática del acto anodino. EnHumberto D., una de las películas más interesantes que ha producido el neorrealismo, una criada de servicio, durante todo un rollo, o sea, durante diez minutos, realiza actos que hasta hace poco hubieran podido parecer indignos de la pantalla. Vemos entrar a la sirvienta en la cocina, encender su fogón, poner la olla a calentar, echar repetidas veces un jarro de agua a una línea de hormigas que avanza en formación india hacia las viandas, dar el termómetro a un viejo que se siente febril, etc., etc. A pesar de lo trivial de estas situaciones, esas maniobras se siguen con interés y hasta con suspense.
El neorrealismo ha introducido en la expresión cinematográfica algunos elementos que enriquecen su lenguaje, pero nada más. La realidad neorrealista es incompleta, oficial; sobre todo razonable; pero la poesía, el misterio, lo que completa y amplía la realidad tangente, falta en absoluto en sus producciones. Confunde la fantasía irónica con lo fantástico y el humor negro.


"Lo más admirable de lo fantástico -ha dicho André Breton- es que lo fantástico no existe, todo es real". Hablando con el propio Zavattini hace algún tiempo, expresaba mi inconformidad con el neorrealismo: estábamos comiendo juntos, y el primer ejemplo que se me ocurrió fue el vaso de vino en el que me hallaba bebiendo. Para un neorrealista, le dije, un vaso es un vaso y nada más que eso: veremos cómo lo sacan del armario, lo llenan de bebida, lo llevan a lavar a la cocina, en donde lo rompe la criada, la cual podrá ser despedida de la casa o no, etc. Pero ese mismo vaso contemplado por distintos hombres puede ser mil cosas distintas, porque cada uno de ellos carga de afectividad lo que contempla, y ninguno lo ve tal como es, sino como sus deseos y su estado de ánimo quieren verlo. Yo propugno por un cine que me haga ver esa clase de vasos, porque ese cine me dará una visión integral de la realidad, acrecentará mi conocimiento de las cosas y de los seres y me abrirá el mundo maravilloso de lo desconocido, de lo que no puedo leer en la prensa diaria ni encontrar en la calle.
No crean por cuanto llevo dicho que sólo propugno un cine dedicado exclusivamente a la expresión de lo fantástico y del misterio, por un cine escapista, que, desdeñoso de nuestra realidad cotidiana, pretendiera sumergirnos en el mundo inconsciente del sueño. Aunque muy brevemente, he indicado hace poco la importancia capital que le doy al film que trate sobre los problemas fundamentales del hombre actual, no considerado aisladamente, como caso particular, sino en sus relaciones con los demás hombres. Hago mías las palabras de Emers, que define así la función de un novelista (léase para el caso la de un creador cinematográfico): "El novelista habrá cumplido honradamente cuando, a través de una pintura de las relaciones sociales auténticas, destruya las funciones convencionales sobre la naturaleza de dichas relaciones, quebrante el optimismo del mundo burgués y obligue a dudar al lector de la perennidad del orden existente, incluso aunque no nos señale directamente una conclusión, directamente una conclusión, incluso aunque no tome partido ostensiblemente. (El Cine, instrumento de poesía, Luis BUÑUEL)
Francisco is rich, rather strict on principles, and still a bachelor. After meeting Gloria by accident, he is suddenly intent on her becoming his wife and courts her until she agrees to marry him. Francisco is a dedicated husband, but little by little his passion starts to exhibit disturbing traits. Nevertheless, Gloria meets with scepticism as she expresses her worries to their acquaintances. 
"Quizá es la película donde más he puesto yo. Hay algo de mí en el protagonista."  Luis BUÑUEL

El.Bunuel.1953.part1.rar
http://www7.zippyshare.com/v/EesXTRLr/file.html
El.Bunuel.1953.part2.rar
http://www7.zippyshare.com/v/aMAyV7Ov/file.html
El.Bunuel.1953.part3.rar
http://www7.zippyshare.com/v/FeuoDq2y/file.html
El.Bunuel.1953.part4.rar
http://www7.zippyshare.com/v/KmeKzHxZ/file.html
El.Bunuel.1953.part5.rar
http://www7.zippyshare.com/v/QL2jOaRJ/file.html
El.Bunuel.1953.part6.rar
http://www7.zippyshare.com/v/VxyamWIw/file.html

-o-
Luis BUÑUEL en Arsenevich